La recesión gingival es el proceso por el cual el tejido gingival que envuelve el diente se reduce dejando al descubierto la raíz del diente. Y ¿Por qué se retraen las encías? Hay muchos factores que provocan la retracción de las encías, quizás la mas común es la enfermedad periodontal causada por una infección bacteriana que destruye el tejido gingival. Actualmente numerosos estudios apuntan a que el origen del Alzheimer esta estrechamente relacionado con esta bacteria.

Otra de las causas mas relevantes es tener una mala higiene bucodental, no cepillarse los dientes habitualmente facilita la acumulación de sarro y esta sustancia solo se puede remover mediante limpiezas dentales profesionales. El cepillado de los dientes debe ser suave y en vertical de la encía hacia el diente ya que un cepillado traumático y vigoroso provoca  lesiones por la fuerza que se ejerce, comienza con forma de abrasión en la capa epitelial, haciendo una reacción inflamatoria entre el tejido conectivo y epitelio externo, llegando a formarse ulceras y recesiones gingivales.

No obstante también hay otras muchas causas como pueden ser la genética, los cambios hormonales, el consumo de tabaco, el bruxismo incluso los piercing en la boca.

Hay varios tratamientos para resolver el problema de las encías retraídas, y se utiliza uno u otro en función de la situación concreta del paciente:

TRATAMIENTO PARA ELIMINAR LAS BACTERIAS Y SARRO

Si el motivo es la piorrea, se debe realizar un tratamiento para eliminar las bacterias y sarro alrededor de los dientes y en el interior de las encías, que se realiza mediante instrumentos manuales y/o instrumentos ultrasónicos.

CAMBIAR LA TÉCNICA DE CEPILLADO

Si es debido a un cepillado traumático y vigoroso, el tratamiento se basa en cambiar la técnica de cepillado realizando un cepillado dental suave y vertical de la encía hacia el diente.

TÉCNICAS DE MICROCIRUGÍA PERIODONTAL

Si la recesión sigue avanzando a pesar de un cepillado correcto, podemos usar técnicas de microcirugía periodontal que van a permitir cubrir la encía devolviendo a la sonrisa un aspecto estético y más saludable.